El Madrid ejerce la prepotencia mediática

valencia-madridPermítanme que me pase al peligroso terreno del otrora deporte patrio por excelencia, esto es, el balompié, el de los once contra once… Esa práctica medio erótica -y si no, que se lo pregunten al “Buitre” o a la “manita” de Míchel- medio machota que pusieron en alza don Alfredo di Stéfano (en la versión de  la Meseta) y Mundo (en la versión mediterránea)-. Aún me parece recordar a mi abuelo recitando la eléctrica: “Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza”. Y no es porque de repente me haya salido más pelos en el pecho, ni porque haya cambiado mi ya consabido ponche con hielo por el Soberano, sino porque, sencillamente, el abuso del poder me enerva y en esta ocasión, la injusticia mayúscula se la lleva el deporte “Rey”.

Si les digo que el “equipo del Imperio”, el que durante décadas y décadas ha ganado todo lo ganable por decreto dictatorial y cuando no, el lujo ha consistido en poner una alternativa para que no “cante” tanto… ¿verdad que nadie se va a quedar rascándose la coronilla buscando el nombre del club sospechoso de tales tropelías? Pues nada, como muestra un botón y para que todo hijo de vecino compruebe lo poco que cambian algunas cosas muerto el dictador, ahí va la relación del club con apodo repostero con los medios de comunicación deportiva que -oh, casualidades de la vida- tienen ubicada su sede central en pleno corazón de la ciudad de acoge a tan “egregio” club de “galantes” caballeros.

¿Que no nos comemos una rosca y que el rival de toda la vida nos mantiene a raya pisando el acelerador lo justito? Nada, tocamos las teclas precisas, vendemos a la parroquia que no es que estemos buscando fichajes, es que los fichajes nos buscan a nosotros, e inyectamos una dosis inmensa de optimismo como Zapatero inyecta dinero a la banca traidora… Hasta ahí, perfectamente lícito si no miramos más allá, pero no se crean, no mucho más allá… Simplemente al límite que permite la misma cabeza que nos mueve a sumar dos y dos -cuatro, según las informaciones que obran en mi poder-. Pienso en el Valencia y en el Milán, aunque quizás mucho más en el club de Berlusconi.

El Real Madrid saca pecho con Villa y Silva, de los que habla como si de mercancía barata se tratara cuando realmente son parte -y subrayo lo de “parte” para los prepotentes de siempre- fundamental del éxito que nuestra selección (ahora sí que mola, ¿eh?) ha tenido este año en la Eurocopa. Que ésa es otra… el día que hagamos lo propio en un Mundial, Rajoy se casa con Pepiño Blanco -siendo los dos gallegos y eso…-. Lo peor es que la “sacada de pecho” la hace a través de los “diarios” afines de siempre… y hace lo propio con un tal Kaká, al que persigue desde hace ya tiempo… Es como la caña que se deja inerte en un infecto estanque a la espera del atún de ocho metros. Evidentemente, el gigantesco pez no llega nunca, pero en el camino quedan muchas botas viejas, no pocos neumáticos y miles y miles de mínúsculos pececillos que poca o ninguna culpa tienen de que al puñetero superatún de los cojones le dé por dejarse capturar…

Pues bien, el más valenciano de los presidentes del Real Madrid -cuyos aficionados siguen venerando al más catalán de sus presidentes, de nombre don Santiago- se supone que cenó hace un par de días con el más tonto de los presidentes del Valencia -al que le han logrado “vender” no hace tanto no digo ya el “Micalet”, pero sí el inmueble más invendible de la calle Colón en la capital del Turia- y se supone que de ahí surgió la ya famosa frase de “por 60 millones, te los llevas”. Nada, todo un titular. Me imagino al tontolaba que ha ido con el cuento al diario correligionario de turno y le ha soltado lo de “Soriano le ha ofrecido a Villa y Silva a Boluda, de buena tinta”… Más tontolaba aún, el correspondiente periodista aleccionado piensa que es una bomba y que, al fin y al cabo, la estupidez más gorda dicha por una celebridad puede incluso convertirse en Best Seller… A las pruebas me remito: a cinco columnas y en negrita. Ahora vas y lo cascas…

Add a comment