La justicia valenciana, de veraneo eo eo

justicia-vagaLa carrera judicial en pleno está en guerra por aquello de los medios a su alcance, a todas luces insuficientes -dicen ellos- para atender a los ciudadanos… Mientras tanto, asistimos atónitos, estupefactos y hasta sobrecogidos ante el impresionante despliegue de ídem (medios, digo) para perseguir al dictador Francisco Franco -pero ése… ¿no está muerto, bien muerto y enterrado bajo dos toneladas de losa en el valle de los Caídos?- o para preguntarle a nosequé gobierno de otro continente que por qué ha cometido los delitos contra la Humanidad de turno. Sobre esto último, bonita manera de tirar el dinero, oiga… A eso les contesto yo: “porque les sale de los mismos y además en su territorio son los que mandan”.

Aquí, mientras tanto, ocurre que se va uno a un Juzgado por pisarle los callos a la suegra -es que se cagó en “er Beti” y yo soy verdiblanco hasta la muerte, señoría- y se encuentra con un cartelito en “Arial cuerpo 36” (que parece más un modelo de revólver que un tipo de letra) que reza: “No podemos atender a nadie porque no hay funcionarios disponibles”… ¡Toma pastillas de goma! Hombre, digo yo que por lo menos lo pòdían haber puesto con algo de estilo, no sé… Algo como “Los que están no se encuentran y los que se encuentran no están”. La de chistes que van a llover en la capital del Turia -por la que, por cierto, ya no pasa el Turia, sino un jardín muy chulo con diversiones a gogó y cacas de perro y consiguientes moscas en la misma proporción- con la tontería ésta.

El caso es que los que están, están de vacaciones y el que se encuentra, se encontraba mal el lunes e informando a su “santa” -porque en la Ciudad de la Justicia dicen que no les constaba incidencia alguna- que se quedaba en casita con una espléndida baja “por crisis de ansiedad”. Debió de ser el susto… “Ay, madre, que me toca a mí solito/a… ¡Ay, qué malito/a me estoy poniendo!”. La lógica le dice a uno al oído que se trata simplemente de una ocasión pintada calva para meter presión en la Guerra Santa del funcionariado judicial contra la inoperancia del gobierno de Zapatero al respecto… Vamos, otro fuego desatendido desde los tiempos de Bermejo, alias el “cazaciervos”. Eso sí, su “compi” Garzón puede seguir tranquilo, que siempre habrá por ahí un John Lennon al que investigar por promover el consumo del cannabis, por ejemplo…

Bueno, en cualquier caso, no deberíamos poder recurrir al dicho fácil de “la Justicia, además de ciega, ahora vaga”… No sea que se nos cabreen sus señorías y comiencen a “fallar” tonterías (¿comiencen?… HMMMM).

Add a comment